Triste despedida para hermanitos que fallecieron en incendio

“Mis niños tan bellos, dónde están”, gritaba entre llantos Sindy Posas, madre de los menores calcinados en los bordos del Limonar, mientras acariciaba y miraba las fotografías de sus pequeños.

Ayer fueron entregados los restos de los hermanitos Adrián Alexander Posas Alvarado, de cuatro años de edad, y Joshua Sair Posas Alvarado, de un año con 10 meses, quienes el pasado viernes perdieron la vida en un voraz incendio registrado en este lugar. Los dos niños están siendo velados en una iglesia evangélica de este mismo bordo, debido a la forma en la que perecieron no es permitido abrir sus féretros por lo que sus familiares pusieron fotografías en vida de los niños.

Juana Alvarado, abuela de los hermanitos, informó que hoy a las 10:00 de la mañana se realizará el entierro en el cementerio Los Laurales de San Pedro Sula. En medio del dolor la señora agradeció el apoyo que ha recibido de muchas personas, así como también, se siente en paz después de esperar por mucho tiempo que los cuerpos fueran entregados “ahora si les daremos santa sepultara”, dijo.

INVESTIGACIONES

Ayer el Cuerpo de Bomberos de Honduras hicieron entrega de un informe a los familiares, donde señalaron que la causa del siniestro fue el cortocircuito que hizo un ventilador, platicó la abuela de los menores.

Por su parte, el Ministerio Público está haciendo averiguaciones para saber si hubo negligencia de los padres, para ver si giran o no requerimientos fiscales.

Según el informe del Cuerpo de Bomberos que entregaron a los familiares, el incendio lo causó un ventilador que hizo cortocircuito, dio a conocer uno de los parientes de los niños.

HECHO

De acuerdo a los vecinos, el siniestro habría iniciado a eso de las 2:50 de la tarde, del viernes pasado cuando la mamá de los menores salió a la pulpería aprovechando que estos estaban dormidos.

Cuando Sindy Elizabeth Posas Alvarado regresó de hacer sus mandados, a dos casas de la suya, ya estaba la vivienda prendida en llamas y en su desesperación quiso salvar a sus hijos, pero le fue imposible.


Los vecinos del bordo acompañaron a la familia en estos momentos difíciles.

El padre del menor gritaba que quería abrazar a sus pequeños hijos.

Los familiares en las afuera de la morgue sampedrana esperando que les entregaran los cuerpos.

Deja una respuesta