“Todos tenemos que ayudar”: Ashley, niña símbolo de la Teletón

“Teletón somos todos, todos somos Teletón, y todos crecemos en Teletón”, reza el himno de la Fundación Teletón, que este año tiene como niña símbolo a Ashley Michelle García (5), una valiente guerrera que desde sus nueve días de nacida ha luchado por su vida y ha brillado como una verdadera estrella.

Una sonrisa hermosa, llena de alegría, optimista, caracterizan a esta pequeña que logra enamorar el corazón.

SOBREVIVIÓ A DOS CIRUGÍAS

La pequeña nació con mielo meningocele, un defecto del tubo neural, lo que provoca que los huesos de la columna no se formen en su totalidad. Para corregirle esa malformación, los médicos debieron realizarle una cirugía a los nueve días de nacida.

Desde ese entonces, Ashley se mostró valiente y a lo largo de su corta vida ha estado dispuesta a romper las barreras, por lo que hoy su historia es uno de los testimonios que la Teletón 2018 presenta a la población hondureña.

Ashley también fue operada de “pie equino” o “pie bot”, una anomalía congénita frecuente que afecta a los músculos y huesos de los pies, su madre dijo que los médicos les informaron que eso le ocurrió por la falta de ácido fólico durante su embarazo.

Estos padecimientos impedían a la menor tener movilidad en su columna y pies, pero tras las operaciones, el cuidado y amor de sus padres, todo sería más fácil. Aún así, le faltaban algunos colores para alegrar su vida y los encontró en las salas de rehabilitación de la Teletón.

Toda la familia ha recibido una serie de terapias en la fundación, para poder salir adelante con perseverancia.

UN GRAN RETO: CAMINAR

Sus padres, Pamela Díaz (28) y Carlos García (28), junto a su hija, llegaron a la Teletón con la esperanza y el deseo de que su hija pudiera caminar y tener una vida normal y han cumplido ese gran reto.

“Ha sido muy difícil, pero desde muy pequeña ha sido muy valiente. Gracias a Dios, nuestras familias y la Teletón, hoy mi hija puede moverse sola y yo sé que vamos a lograr que ella camine totalmente sola”, manifestó Pamela.

Esta ejemplar hondureña por cuatro años ha cargado su hija en grandes trayectos para tomar transporte público, y asistir dos o tres veces por semana a las diferentes terapias.

“La vida nos ha puesto pruebas difíciles, pero nuestra hija nos da las fuerzas para seguir adelante. Han sido días difíciles, pero ver su sonrisa lo cambia todo”, asegura Pamela.

Las grandes distancias, el cansancio y los horarios no han sido barrera para Ashley, quien asegura que disfruta mucho sus terapias ocupacionales y sus terapias de tanque con doña Norma. (

Deja una respuesta