Según Hernández, se cuadruplicará seguridad por presencia de una Mara Salvadoreña

SAN LORENZO (Valle). El Presidente Juan Orlando Hernández auguró en San Lorenzo (Valle), que habrá que cuadruplicar en la zona sur la cantidad de elementos de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), para enfrentar la presencia de mareros y pandilleros provenientes de El Salvador.

“Aquí en el sur, seguro estoy que vamos a necesitar cuadruplicar el número de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas; no hay otra ruta porque ya es un equipo especializado para poder ser más efectivos contando con todo el apoyo de Fusina”, expresó Hernández.

El mandatario dijo lo anterior luego de reunirse con autoridades de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) de la región del Golfo de Fonseca y alcaldes de los municipios de los departamentos de Valle, Choluteca y parte de El Paraíso para revisar los avances en seguridad.

En esta reunión de trabajo también participó la Fuerza Binacional que trata el tema de seguridad entre Honduras y El Salvador.
Detalló el mandatario que esta es una de las muchas evaluaciones de seguridad que se han hecho regionalmente o por departamento y que en la región del Golfo de Fonseca se encontró un patrón que llama mucho la atención: el narcomenudeo, que se ha incrementado de manera notable.

El titular del Ejecutivo consideró que son números alarmantes, a los que se suma el tema de la presencia de mareros y pandilleros de El Salvador.

Advirtió que, “a mayor tránsito de personas o de vehículos por la región, con las nuevas carreteras y las que vienen por construirse, y el impulso que le queremos dar al turismo, también vienen otros desafíos”.

Indicó que todo redunda en mayores capacidades, “y eso requiere de mayor presencia con equipo, con logística, pero también con personal”.

En la reunión de este martes todo mundo ha coincidido en que se necesita más personal de seguridad, indicó.

Pero -agregó- “hemos dicho que en algunos lugares de manera inmediata queremos hacer una redistribución de recursos, como en el caso de Amapala, Coyolito, así como de otros lugares altamente poblados”.

Trabajar con los niños

El Presidente Hernández consideró que es necesario trabajar con los niños y con los jóvenes en temas preventivos de la violencia, y que cada padre, madre, abuelos y la familia más inmediata tienen una responsabilidad con los pequeños de la casa y los adolescentes.

De no hacerlo -alertó- lo que se va a venir es una descomposición de tal magnitud como la que ya vivieron el valle de Sula y el sector atlántico, porque esta zona será de alto tránsito entre tres países (Honduras, Nicaragua y El Salvador), de mucho comercio, de mucho crecimiento económico, lo que trae grandes desafíos.

Apuntó que, una vez que el narcomenudeo está acechando y las bandas criminales quieren afianzar un territorio para sustituir al Estado, viene una violencia mucho más agresiva, como ya la empezaron.

Entonces -agregó- el desarrollo también trae esos desafíos “y tenemos que trabajar todos juntos”.

“Les hemos dicho a los gobiernos locales que queremos que nos den el espacio en cabildos abiertos para que llegue Fusina a darles un informe de lo que pasa en cada departamento o municipio y comenzar a tomar decisiones en conjunto”, manifestó.

Con la seriedad del caso

El mandatario refirió que lo que ha vivido Honduras no es un fenómeno simple, no es sencillo, y, si no, vale recordar cuántas vidas se perdieron en la Guerra del 69, cuántas se perdieron en el conflicto de la Guerra Fría en Honduras, y se llega a la conclusión de que son más las vidas perdidas con el actual problema delictivo en los últimos años que en toda la historia de la República.

Por tal razón, “se debe atender con la seriedad del caso esta situación”, porque lo que se ha visto es algo grave, máxime cuando se captura a un miembro de estos grupos criminales “y dicen con toda frialdad que sí han matado a dos, tres o cuatro personas, porque recibieron órdenes del barrio tal”, apuntó.

Indicó que “se han convertido en máquinas de matar gente, porque ya no tienen un sentimiento de respeto por la dignidad humana”, a lo que se debe sumar la complejidad del problema que se vive en la actualidad.

Lo anterior debe llevar a comprender que “es un fenómeno de alta complejidad, altamente peligroso e insensible y cruel, y por lo tanto se debe trabajar juntos para afrontar el problema”, agregó.

Hernández remarcó que lo que se ha visto hoy es el patrón del resto de evaluaciones realizadas en el país, donde “todo mundo pide más policías, más policías militares, más equipo y personal en el Ministerio Público y en el Poder Judicial”.

Más personal de seguridad

El gobernante expuso que al concluir la evaluación se llevará la misma al Consejo Nacional de Defensa y Seguridad, “y dependiendo de la magnitud de las solicitudes allí, se sabrá si es necesario ir al Congreso Nacional por el aumento del número de personal que se necesita”.

Solicitó la colaboración de los medios de comunicación para apoyar las iniciativas que buscan generar mayor seguridad en el país, “y eso permite recordar que hace 10 años el tema de seguridad era muy diferente en Honduras y en especial en la zona sur”.

Con la construcción de infraestructura, refirió, la región tiene mayores opciones, y hay opciones de tráfico de bienes y personas.
Advirtió que “vendrá el desarrollo pero igual mayores desafíos y por eso se requiere empezar un proceso de vacunación contra ese tipo de problemas”.

Enumeró los problemas de la extorsión, el narcotráfico, maras y pandillas como inconvenientes complejos que han afectado de manera considerable otras regiones del país y que es necesario que no se repitan en la zona sur.

“Que tenemos que erradicar este mal y el terror que han causado las bandas criminales y las maras y las pandillas, debemos hacerlo”, dijo Hernández porque solo hay dos opciones: “O se apuntan en un lado dubitativo y temeroso y no hacer nada, o apostamos a redoblar el esfuerzo y resolver de una vez por todas esto”.

Deja una respuesta