Santa eucaristía en honor a Virgen de Suyapa: “Hondureños deben vencer frustraciones y tristezas”

Con un mensaje motivacional, inspirador del perdón, lejanía de las tristezas y frustraciones, reconciliación con el prójimo y Jesús, así como el cultivo de fe en Dios, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez ofició este domingo la santa eucaristía en honor a la virgen de Suyapa en su 272 aniversario del hallazgo.

“Necesitamos vencer la tristeza, la frustración, la amargura y el odio, porque no es ese el mensaje de la Santa María de Suyapa para nosotros”, dijo el purpurado, al dirigirse a cientos de feligreses que por cuatro días colmaron la basílica y alrededores donde está la “Morenita”.

El cardenal aprovechó el momento para colocar en el ideario colectivo la premisa que “nosotros mismos podemos sacar adelante el país y nuestras familias vivir en sana convivencia, confiando en el Altísimo”. El ruego también debe ser por intermedio de la Santa Madre de Jesús para que en Honduras haya providencia y reine el amor y la paz.

“El amor y la comprensión debe reinar en Honduras -abundó el cardenal- aquel que se sienta amargado y triste que venga a los pies de María de Suyapa para que sane su corazón, y aquel que se sienta lleno de odio que purifique su alma en una buena confesión, para que empiece una vida nueva, (porque) el odio paraliza, el amor llena de dinamismo y energía”.

Rodríguez se refirió a aspectos que marcan la agenda política en la actualidad y en donde las mayorías se ven afectadas, en esa dirección se dirigió al pedir protección de la divinidad por los hondureños migrantes que han emprendido el largo y doloroso camino por un mejor porvenir emigrando a Estados Unidos.


La celebración a “La Morenita” como todos los años dejó alegría y fortaleció la fe de los creyentes, quienes pagaron sus promesas y pidieron más milagros.

PLEGARIAS POR LOS MIGRANTES

“Queremos encomendarle a la virgen María de Suyapa de manera especial a nuestros hermanos de Venezuela, de Nicaragua, a nuestros hermanos migrantes que se encuentran en camino o que se encuentran por allá marginados”.

Por los que están “excluidos y tal vez frustrados por no alcanzar un sueños tan legítimo y tan necesario”, manifestó, en momentos en que se han visto cientos de jóvenes que llegaron a la basílica rogando a Dios por protección antes de iniciar su travesía migrante.

Esa salida en masa de la juventud hondureña y el desprendimiento familiar que conlleva es parte de los índices de violencia y falta de oportunidades en Honduras, por ello el líder de la Iglesia Católica lamentó la situación actual del país, especialmente con las imparables muertes violentas. “Que triste que en tiempos recientes hemos vivido tanto asesinato”. lamentó.


El mensaje de las autoridades eclesiásticas en Honduras se enfatizó en palabras motivacionales para apartar frustraciones y tristezas que aquejan a los hondureños.

Rodríguez también refirió en contra de los femicidios con un llamado de atención a los responsables. “Debemos luchar que el amor de María llegue al amor y respeto de toda mujer, de las niñas, jóvenes, esposas, viudas, abuelitas”. “Cómo nos insiste el Papa Francisco que debemos respetar especialmente a los abuelitos y abuelitas, la virgen nos enseña eso, y posiblemente llevarles siempre alegría”, dijo el prelado.

Entre otros tópicos y como parte de la enseñanza católica que deben tener en cuenta los miembros de la Iglesia. “No es un negocio, no es un organismo humanitario, tampoco es una ONG, la Iglesia lleva a todos a Cristo y al Evangelio”. “La Iglesia no se ofrece a sí misma, así sea pequeña, grande, fuerte o débil, la Iglesia lleva a Jesús. El corazón de María es un corazón pobre para ser plenamente misionero”.

Mientras el cardenal seguía con su enseñanza, en los extremos y frente al altar se podía observar personas rezando, otras orando de rodillas y haciendo sus peticiones y agradecimientos a la madre de Jesús.


Varias puestas en escenas de artistas nacionales fueron parte del espectáculo que conglomeró a miles de hondureños y extranjeros en un acto de regocijo espiritual.

COLORIDA ALBORADA Y ARTE NACIONAL

Pero fue la noche del sábado que la celebración de la Alborada de la Virgen trajo aún más contentamiento en la basílica de Suyapa, el talento artístico nacional también provocó sonrisas. El espectáculo fue organizado por la Corporación Televicentro, con el fin de ofrecer una noche alegre con artistas nacionales, durante dos horas hicieron gala a la patrona de los hondureños con “pegajosos” ritmos de música para todos los gustos.

Previo a la alborada los miles de feligreses se deleitaron observando un “videomapping” que proyectó imágenes de María en la basílica. Participaron el cuarteto “Carismas”, quienes entonaron “Bendita serás llamada”; le siguió un mensaje del rector de la basílica de Suyapa, padre Carlo Magno, que afirmó: “María nos enseñó la maravilla del amor como madre y maestra de este pueblo”.

También participó Polache con la canción María ven, la familia Romero Sierra, Andrés Ferrera, Ángela García, D‘Tres, Alexa, Yuri Pineda, Claudia González, Ballet Folclórico Oro Lenca, Jean Paul Irías, Espada de Dios y Kritza Pérez.


El evento religioso más importante del país, tuvo mucho realce y visitas de extranjeros, también los niños disfrutaron el “show” de luces.

Las presentaciones artísticas fueron intercaladas con testimonios de personas, que contaron los milagros concedidos por la “Morenita” de Honduras. Adultos, jóvenes y personas de la tercera edad contaron sus experiencias de amor y de fe.

Asimismo, los líderes de la Iglesia Católica enviaron mensajes de paz con mucha reflexión. Luego le llegó el turno a Héctor Casas, Jamie Espinoza, Rodolfo Bueso y Los Bohemios.

En la parte final de la alborada, la artista Keyla Suazo entonó al ritmo del merengue la canción a la virgen de Suyapa. Su actuación arrancó aplausos y puso a cantar a la feligresía católica. El cardenal Óscar Andrés Rodríguez durante la alborada a la patrona de Honduras exaltó “¡Viva la virgen de Suyapa!”. (SA)

Desde la semana pasada, así lució la basílica de Suyapa llena de visitantes de todas partes del país en un llamado a la comunión y fe cristiana.

Las imágenes de la virgencita de Suyapa motivaron los aplausos y las ovaciones de los creyentes, quienes disfrutaban al mismo tiempo de los juegos pirotécnicos.

La edición XXVI de alborada a Suyapa cerró en horas de la madrugada del domingo con “Las Mañanitas”, posteriormente se celebraron varias eucaristías que fortalecieron el mensaje espiritual.

Los asistentes corearon las melodías y elevaron plegarias para la construcción de una mejor Honduras.

La jornada católica no solo atrajo a feligresía; también motivó a todos los hondureños a ser fuertes en la adversidad y no sucumbir en frustraciones y tristezas.

Deja una respuesta