“Rey del cachopo” le pidió boda y la hondureña le arrojó el anillo

César Román, popularmente conocido como el “rey del cachopo”, pudo matar presuntamente a su pareja sentimental, Heidi Paz, tras negarse esta a casarse con él.

Según fuentes cercanas a la investigación, una semana antes de su muerte, el empresario hostelero le pidió matrimonio y le hizo entrega de un anillo, que la mujer acabó tirándoselo a la cara.

La hondureña ya le había manifestado en varias ocasiones que no quería seguir con él y había empezado una nueva relación con un joven. La juez mantiene en prisión a César Román por el asesinato de su novia, aunque de momento no está catalogado como un crimen machista.

Heidi Paz, que llevaba saliendo con Román desde el pasado mes de abril, se había quejado a su entorno de que desde que le manifestó su deseo de romper la relación, no dejó de amenazarle.

De hecho, la joven dejó una carta manuscrita en la casa que ambos compartían en la madrileña calle López Grass (Vallecas), reiterando sus deseos de no continuar con el noviazgo y pidiéndole que no la buscara más.

QUE LE DEJASE EN PAZ

Los investigadores manejan varios indicios claros contra Román. Además de ese testimonio del taxista que afirmó haberlo llevado a la nave donde fue encontrado el torso de Heidi con una maleta, la Policía Nacional encontró junto al cadáver un cuchillo con restos de sosa cáustica que presumiblemente se usó para el crimen y que era de la misma marca y modelo descatalogado que uno encontrado en el restaurante de Román en la calle Caunedo.

Los agentes creen que uno de los motivos por los que César Román pudo matar presuntamente a Heidi, fue por no aceptar que le quisiese dejar.

La joven había recibido algún mensaje amenazante del empresario y había dicho a sus amigos más íntimos que le tenía miedo ya que se había vuelto violento e irascible.

Asimismo, los investigadores ya han podido confirmar que el día que se desató el incendio que permitió el hallazgo del torso descuartizado de Heidi, el empresario se encontraba en las inmediaciones de la nave de Usera donde fue encontrado el cuerpo. También han podido corroborar su presencia en la nave el pasado 5 de agosto, día en el que Heidi dejó de tener contactos telefónicos, habiendo sido vista por última vez el día anterior en el barrio getafense de Perales del Río.

Un taxista declaró a la Policía Nacional que el pasado 5 de agosto recogió en el barrio de Embajadores al empresario César Román, con una maleta muy pesada y grande. El conductor explicó que el trayecto acabó en un local de la calle de Sebastián Gómez de Usera, que recientemente había adquirido el arrestado en régimen de alquiler para abrir un nuevo restaurante. El taxista ayudó a César Román a bajar la maleta ya que pesaba mucho.

En el auto de prisión de Román, la jueza argumenta la entrada en la cárcel de Román porque aparecieron «indicios de su participación en la muerte violenta» de Heidi y porque existe «riesgo de fuga».

Deja una respuesta