Retorna la calma al crematorio tras 6 días de angustia

Un arreglo de pronto pago de su salario permitió que el acceso al botadero munici­pal fuera despejado después de seis días en que los recolectores impi­dieron la entrada.

Reclamaban una deuda entre dos y tres meses de sueldos. No obstante, la calma retornó a los co­lonos porque ya no habrá enfrentamientos entre los demandantes, Policía Nacional y Municipal.

Muchos vecinos aún no olvidan la pesadilla de cuando fueron rocia­dos por gases lacrimógenos, espe­cialmente niñas y mujeres. Inclu­so hasta un par de recién nacidos se vieron afectados por los efectos.

Los encargados de las finanzas municipales comenzaron ayer las gestiones de los recursos y a pro­ceder al pago de un mes que se les adeuda, según lo estipulado en un acta de compromiso firmado por las partes. Ya entregaron algunos cheques a los dueños de camiones.

Los afectados estaban en una misma sintonía. Desalojarían has­ta que les pagaran a todos y no sola­mente a un grupo de personas. Así se fue gestando el movimiento dia­rio hasta que cerca de las 4:00 de la tarde de ayer se le canceló a la ma­yoría, por lo que decidieron permi­tir el acceso del equipo pesado.

En tanto eso sucedía, en las ca­lles de la ciudad se volvían a obser­var los promontorios de basura que hicieron recordar el fastidio vivido a finales del año anterior.

A algunos ni siquiera se les ha pagado un mes y se les ha prometi­do que para mañana ya tendrán al­go en sus bolsillos. Otros dicen que aún les deben dos meses y si para finales de la próxima semana no se les cancela, volverán a tomar el cre­matorio en señal de protesta.

Deja una respuesta