REDH se anota un hit creando foro de interés nacional

Honduras está a la víspera de realizar elecciones generales el próximo mes de noviembre, y ante la incertidumbre de si es posible realizar elecciones en medio de una pandemia, existen ejemplos cómo el de República Dominicana, Panamá, Bolivia, Ecuador y El Salvador que demuestran que sí es posible realizar procesos electorales en medio de una emergencia sanitaria.
Estos ejemplos fueron analizados este día por expositores nacionales e internacionales en el Foro Virtual “Los retos de organizar elecciones en el marco de una pandemia”, auspiciado por la Red por la Equidad Democrática
en Honduras (REDH), la Oficina de las Naciones Unidas en Honduras (ONU) y el Instituto Nacional Demócrata (NDI).
En su exposición, el Sr. Salvador Romero Ballivián, Presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia aseguró que el éxito que tuvo su país en las elecciones generales del 2020 y las departamentales y municipales de 2021 fue
producto del trabajo técnico de redefinir la jornada de votación contando con un apoyo muy importante de la comunidad internacional y sobre todo, que fueran medidas adecuadas y no excesivas. En la elección de 2020, el nivel de participación fue de 88.4%, uno de los más elevados del promedio histórico boliviano.
Entre las medidas tomadas se destacó: La ampliación de los centros de votación, es decir, se buscaron recintos más grandes en donde los votantes no estuvieran aglomerados; se ampliaron los horarios de votación, además la jornada electoral se dividió en dos segmentos, según el número de identidad: unos votaron por la mañana y otro segmento ejerció el sufragio por la tarde, todo esto acompañado de una fuerte campa de información sobre las medidas de bioseguridad que debían implementar los empleados electorales, así como los ciudadanos al momento de ejercer el sufragio.
Por su parte, el Sr. Ivan Esquiva Burgos, Asesor Técnico en Materia Electoral, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), explicó que las elecciones durante la pandemia son parte de “La nueva normalidad” y dejaron
de ser una excepción, así lo demuestran 118 países que realizaron comicios electorales en el mundo desde febrero del 2020 a mayo del 2021. En su intervención, resaltó algunos retos que deberán superar los órganos electorales para rectorar un proceso seguro, entre ellos: implementar campañas informativas y de motivación para ir a votar, capacitar a los ciudadanía, selección y capacitación de personal electoral y miembros de mesas electorales, amplio consenso cuando hayan cambios y atención a los nuevos grupos vulnerables.

En lo que respecta a Honduras, además de la pandemia, existen otros problemas estructurales que se vienen arrastrando de las elecciones primarias y eso podría abonar para que la población se desencante y no asista a las urnas el próximo 28 de noviembre, así lo planteó la expositora nacional, Julieta Castellanos, miembro fundadora de la REDH. La Sra. Castellanos expuso que los partidos políticos no lograron encantar al electorado, que el clientelismo político fue evidente en las primarias y violenta el derecho de los ciudadanos, hubo incertidumbre en el marco legal de algunos órganos electorales y a eso se suma la aprobación de una nueva Ley Electoral sin reformas profundas como la segunda vuelta electoral. El electorado se apresta a asistir a unas elecciones generales secuestrado no sólo por la pandemia sino también por la falta de propuestas o soluciones por parte de los partidos políticos.
Al cierre del foro, los panelistas afirmaron que en efecto la pandemia es un problema, pero se puede manejar con la planificación y la coordinación de todos los actores involucrados en el proceso electoral, y lograr que el mismo sea
seguro, transparente y sin que se ponga en riesgo la salud de los hondureños. En el foro que tuvo una duración de tres horas participaron autoridades de los órganos electorales, partidos políticos, candidatos presidenciales, instituciones
públicas en el área de salud, Policía Nacional, representantes de la comunidad internacional, expertos electorales, organizaciones de sociedad civil, academia y medios de comunicación.

Deja una respuesta