Precio internacional del café sigue a la baja y crisis gremial interna aumenta

La inconformidad entre algunos sectores de productores del grano y dirigentes gremiales persiste y va en crecimiento. Unos, son identificados por su presunta afinidad con el Gobierno e, incluso, se les tacha de ser instrumentalizados para promover tomas y acciones de presión.

El otro segmento de cafetaleros tiene el sello de estar inclinado a favor de la cúpula de los organismos que manejan los recursos del rubro y que gestionan la estructura del mismo.

Como es conocido, los dirigentes inconformes con las instituciones cafetaleras han exigido una inmediata intervención y una inaplazable rendición de cuentas para conocer las líneas en las cuales es utilizado su dinero.

Directivos de las entidades cuestionadas han denunciado que tales reclamos son inducidos por el sector oficial, en un intento por “asaltar” los intereses del gremio y tomar control de los millonarios recursos generados por la caficultura.

El punto crudo es que mientras estas confrontaciones suben de tono y se tornan insuperables, el precio internacional del aromático va en “picada” y la producción se incrementa sin el sustento de nuevas especialidades; es decir, la diversificación de los cultivos.

El valor del café en el mercado externo se ha desplomado hasta los 102 dólares, un nivel sin precedentes que ha traído tiempos de incertidumbre y de flaqueza a los países productores.

En el terreno interno, los cultivadores siguen agobiados por la falta de alternativas de financiamiento, el reajuste de deudas y serios problemas con el estado de la infraestructura vial.

Para la cosecha actual está previsto un rendimiento entre 10 y 11 millones de quintales de café, un rubro que en los últimos ciclos ha dejado divisas por 1,200 millones de dólares en promedio.

Comayagua, Copán, Lempira, El Paraíso y Santa Bárbara, producen cerca del 70 por ciento del café, una de las fuentes vitales de ingresos de la economía nacional.

Deja una respuesta