Pesca Ilegal en Honduras afecta la economía de los pescadores y destruye el ecosistema de las costas

La pesca ilegal en las costas hondureñas representa un daño a la economía de las personas que se dedican a este rubro y causa daños severos al ecosistema.

La pesca ilegal tiene implicaciones en la reducción de población de peces y la economía de los pescadores artesanales y facilita otros delitos como el comercio ilícito de las especies marinas, actualmente en Honduras esta actividad pasa desapercibida por las autoridades encargadas de cuidar el ecosistema marítimo y la seguridad naval.

Dicha actividad se ha convertido en un riesgo para los pobladores que viven de la pesca ya que no cuentan con prestaciones laborales óptimas, seguridad social y retribución económica que permita el desarrollo de ellos mismos, sus familias y la comunidad.

China aparece como el país con la peor calificación en pesca ilegal y un mercado lucrativo y como mayor exportador mundial de frutos del mar, responsable de cerca del 15 por ciento de la pesca reportada a nivel global. China opera sus barcos pesqueros por todo el mundo. Apareciendo en costas hondureñas, incentivando aún más a la pesca ilegal para los pobladores de estas zonas costeras.

La promoción, reglamentación y seguimiento de prácticas pesqueras responsables a través de marcos sólidos de ordenación y gobernanza de la pesca son esenciales para la sostenibilidad de los recursos pesqueros, tanto en las zonas costeras como en alta mar.

No basta con que los Estados detecten la pesca ilegal, sino que deben fortalecer las leyes y reglamentos sobre pesca ilegal y ser capaces de tomar medidas eficaces frente a quienes la practican a fin de desalentar el incumplimiento.

Deja una respuesta