«FITO» FACUSSÉ SOBRE RIXI MONCADA

Me sorprende la facilidad como, en algunos medios, se trastocan las intervenciones, modificando una palabra aquí o eliminando párrafos de una exposición allá, para dar a entender lo contrario de lo que uno dice.

 

La Abogada Rixi Moncada se comunicó recientemente conmigo para recordarme que ella no solo había firmado dos contratos con Odebrecht sino que lo había hecho públicamente, en un acto solemne en Casa Presidencial, en presencia de los distintos sectores incluyendo el COHEP y la Cámara de Comercio. Por lo mismo, ella no ocultaba ni había negado ese hecho y lo que es más, nunca recibió un lempira por hacerlo.

Por lo mismo, yo le pedí disculpas a la Abogada Moncada, explicándole que yo me había basado en noticias de distintos medios, que afirmaban que la Abogada Moncada nunca había querido aceptar que había firmado los contratos.

 

Quiero decir clara y enfáticamente que yo confío en la palabra y en la honestidad de doña Rixi Moncada.

Es más, el objeto de los contratos suscritos por la Abogada Moncada, la construcción de las Represas de Jicatuyo y los Llanitos no era nada malo. Por el contrario era algo necesario, algo que desde hace mucho tiempo se ha tenido que hacer, puesto que son obras vitales para proteger el Valle de Sula.

 

Dios no quiera o permita que nos caiga un huracán estilo Mitch sobre el Valle de Sula, pues la negligencia de los gobiernos en emprender esas obras va a  ser la responsable de miles de muertos y de la destrucción de la mitad de la economía y del empleo del país.

El que haya suscrito los contratos con Odebrecht en ese momento tampoco se podía criticar cuando creo que nadie aquí tenía idea entonces de las actuaciones delictuosas de dicha compañía.

 

Hecha esta aclaración de y para la Abogada Moncada, yo he expresado que, en mi opinión, sus valientes declaraciones le han quitado bastante de encima al Ex Presidente Zelaya el problema del rumor que ha estado circulando respecto a una supuesta vinculación suya con la firma Odebrecht.

 

Lamentaba, no obstante, que el Ministerio Público, que supuestamente recibió del propio señor Odebrecht —desde el mes de Enero del 2018— los nombres y pruebas de los funcionarios hondureños involucrados, todavía no ha procedido a formular las acusaciones del caso o a declarar que ningún hondureño está involucrado.

 

El Ministerio Publico no le hace ningún bien a la nación manteniendo en secreto la información sobre asuntos de la mayor importancia para los ciudadanos y absteniéndose de proceder con celeridad y como corresponda con los casos de corrupción y demás que tenga pendientes.

Eso solamente mantiene al país en nubes de incertidumbre y especulación, dando origen a  rumores que se podrían evitar fácilmente.

Allí está la situación del caso Pandora, referente a hechos cometidos en el 2002/2003 y que fueron investigados por el TSC y cuyo informe correspondiente fue enviado al Ministerio Público desde el 2013, sólo para que el Ministerio Público finalmente haya procedido con las acusaciones hasta el 2018, muchos años después.

 

La justicia tardía no es justicia.

Adolfo «Fito» Facussé

Deja una respuesta