Con mano amputada mujer sobrevive tras recibir 11 machetazos

Sandra del Carmen Hernández (28) ingresó a la sala de emergencia del Hospital Escuela Universitario (HEU), con 11 heridas de arma blanca y su mano derecha amputada.

Según información preliminar, la joven fue agredida por su compañero de hogar, quien estuvo a punto de quitarle la vida.

Sandra llegó al hospital en una ambulancia procedente del municipio de Guata, Olancho, a las 2:58 de la madrugada de ayer.

El cirujano plástico, Ángel Cruz, fue uno de los médicos que atendió a la paciente y aseguró que las heridas del arma blanca, por fortuna, no le dañaron sus órganos internos, aunque son graves.

“Se supone que esta paciente fue agredida por su esposo y tiene 11 heridas por arma blanca, tipo machete, en varias partes de su cuerpo y la amputación de su mano derecha”, manifestó Cruz.

Un grupo de ortopedas evaluó a Sandra para descartar posibles facturas, además, será sometida a una pequeña reconstrucción del hueso de su mano derecha.

La paciente también recibe múltiples servicios como cirugía plástica, cirugía general y neurocirugía, para hacer algunas reconstrucciones. De igual manera se le realizarán algunas transfuciones de sangre, ya que debido a las profundas heridas, perdió bastante sange.

NO DICE QUÉ PASÓ

Cruz detalló que “ella se encuentra estable, no ha dicho qué pasó, no está colaborando en esta parte, ni hay familiares que estén pendientes de ella”.

Sandra permanece en las salas del centro asistencial, donde es atendida, pero no ha confirmado si su pareja fue la que la hirió.

Según los médicos, la fémina desde hace algún tiempo estaría siendo víctima de violencia doméstica, y por no haber denunciado a su pareja, pudo perder la vida a machetazos.

Las instituciones defensoras de los derechos de la mujer han repudiado los actos de violencia contra las mujeres.

En el primer mes del año ya se reportan 22 femicidios en diferentes partes del país, de mujeres de 12 a 30 años.


La fémina, originaria de Guata, Olancho, no quiso revelar cómo o quién intentó quitarle la vida.

La representante del Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla”, Merly Eguigure, dijo que los altos índices de violencia y femicidios, desde hace mucho tiempo, han sido condenados.

“Lo de esta mujer no fue violencia doméstica, sino intento de asesinato, esa amputación de su mano; necesitamos más soluciones, voluntad política y que redoblen los procesos de investigación”, solicitó Eguigure.

La dirigente feminista señaló que en lo que va del año se ha reportado la muerte de 22 mujeres, a la vez que lamentó que aún no hay resultados de las investigaciones de esos casos.

“Si el gobierno no toma medidas concretas, van a seguir los femicidios, la violencia contra las mujeres se debe declarar una alerta, ya que este es un país que no protege las vidas de sus mujeres”.

Deja una respuesta