Certifican visitas conyugales en cárceles de El Porvenir, EL Pozo I y II

El amor no tiene límites y así lo  demostraron 123 mujeres, parejas de privados de libertad recluidos en los Centros Penitenciarios de “El Pozo I y II”, en Ilama – Santa Bárbara y Moroceli –  El Paraíso respectivamente. El Porvenir, Francisco Morazán, quienes cumplieron con los requisitos establecidos por la Ley del Sistema Penitenciario, para realizar la visita conyugal.

 

“Luego de revisar los expedientes de cada una de ellas y constatar por medio de los certificados médicos que se encuentran bien de salud, se autorizó la visita conyugal a 123 parejas de privados de libertad: 62 para el Centro Penal de Ilama, 49 para Moroceli  y 12 para El Porvenir”, explicó Germán McNiel, sub director del Instituto Nacional Penitenciario (INP).

 

El funcionario detalló, que para lograr la autorización las féminas debieron: acreditar la relación con el interno presentando su acta de matrimonio o acta notarial para acreditar la unión de hecho. Tres fotografías tamaño carné y los análisis médicos de: VIH, VDRL, VHS, Citología y el Virus de Papiloma Humano.

 

Sabemos que la visita conyugal es un derecho que tiene el privado de libertad, pero debemos constatar que ese derecho no representará un decaimiento en su salud por la infestación producto de una relación sexual. Ya la ley establece ese control de salud al que se deben someter las parejas de las personas privadas de libertad, recalcó.

 

El procedimiento

 

El artículo 10 del Reglamento Especial de Visita, indica que las parejas de las personas privadas de libertad (hombre y mujeres), tendrán que cumplir con los requisitos antes mencionados (análisis médicos, acreditar la relación, etc.), para poder consumar la visita conyugal.

 

Esto tiene como objetivo, evitar el padecimiento de enfermedades de transmisión sexual en la persona privada de libertad.

 

En el caso del interno, las autoridades penitenciarias a través de la Unidad de Medicina realizaron evaluaciones médicas a la población penitenciaria y en los casos que se solicitó la  visita conyugal se les practicaron  análisis específicos para asegurar su estado de salud.

 

La visita

 

El funcionario explicó, que la visita conyugal será los días viernes en un horario que definirán las autoridades de cada centro penal, “lo que buscamos es que está visita no interfiera con la que hacen otros familiares durante el fin de semana”.

 

Los centros penales donde se autorizó la visita conyugal,  cuentan con espacios especiales donde la pareja podrá  estar a solas. Estas habitaciones tienen  su  propio baño y servicio sanitario. El uso del dormitorio se manejará bajo un horario definido por  las autoridades de cada centro y los Consejos Técnicos Interdisciplinarios (CTI).

 

“Estos espacios fueron construidos especialmente para esos momentos de privacidad que necesita toda pareja y nosotros como Instituto Nacional Penitenciario estamos cumpliendo la ley, y esto viene en beneficio tanto de la persona privada de libertad como en su pareja de hogar, explicó McNiel.

 

Lo que buscamos es fortalecer ese vínculo familiar, que la persona privada de libertad tenga ese acercamiento con su pareja y cuando no hay visita conyugal, que comparta con el resto de su familia.

El vínculo con los parientes, es uno de los pilares en la rehabilitación y reinserción de los internos, sostuvo.

 

Las autoridades penitenciarias afirmaron, que para garantizar la salud de las personas privadas de libertad, los análisis médicos serán realizados de manera periódica y las parejas tendrán que actualizar los exámenes de laboratorio cada seis meses.


'Certifican visitas conyugales en cárceles de El Porvenir, EL Pozo I y II' no tiene comentarios

Escribe un Comentario

Comparte tu opinion

El Centinela Honduras, Siempre con la verdad