Al cine se dirigían los cuatro jóvenes cruelmente asesinados

Los cuatro jóvenes localizados sin vida en un túnel a desnivel de la zona de El Carrizal, Comayagüela, con sus cuerpos amarrados y signos de haber sido sometidos a torturas, hasta ayer fueron identificados plenamente, tras permanecer un día como desconocidos al interior de la morgue capitalina.

Las víctimas del macabro crimen múltiple son la madre soltera con cuatro hijos, Katherine Julissa Murillo (24), su hermano menor Darwin Gonzalo Murillo (20) y el actual compañero de la muchacha, Brayan David Cruz (21), más un amigo de nombre Axel Omaly Guzmán Cruz (21).

Los dos hermanos residían en la colonia Montes de los Olivos, y Brayan David en la colonia Nueva España, mientras tanto Axel Omaly en la conflictiva colonia “Ramón Amaya Amador” o El Pantanal, todas cercanas.

Según informaciones preliminares, los cuatro muchachos mantenían una fraterna amistad al grado que se reunían todos los sábados, quedándose en la casa de la colonia Montes de Olivo.

Supuestamente, el sábado anterior en horas de la tarde, los cuatro jóvenes decidieron ir al cine, por lo que Katherine Julissa encomendó el cuidado de sus hijos a una prima y fue la última vez que la vieron con vida, junto a sus amigos en desgracia.

Actualmente las autoridades policiales encargadas del caso investigan si los cuatro muchachos fueron raptados cuando iban para el cine o al regresar de un centro comercial capitalino.

De acuerdo con los parientes, debido a que los cuatro muchachos todos los sábados se reunían alegremente, nunca pensaron que habían sido ultimados y por eso no habían salido a buscarlos.


Al predio forense llegaron varios parientes que identificaron a sus seres queridos con mucho dolor e impotencia.

Fue hasta la noche del domingo y al ver que no aparecían, ni contestaban llamadas de celular, cuando los familiares comenzaron a preocuparse del desaparecimiento de sus seres queridos y localizaron sus cuerpos hasta la mañana de ayer en la morgue de la Dirección General de Medicina Forense (DGMF), Ministerio Público.

HERMANOS AMENAZADOS
De las víctimas se supo que los hermanos Katherine Julissa y Darwin Gonzalo Murillo, anteriormente habían vivido en la conflictiva colonia Villa Cristina, norte de Comayagüela, donde administraban un negocio de lácteos.

Aparentemente, según investigaciones, los dos parientes salieron huyendo de esa zona hace unos meses, porque habían sido amenazados a muerte por pandilleros, como resultado de la extorsión que cobran las “maras” en esas zonas capitalinas.

Por el temor a perder la vida, los dos muchachos se fueron a vivir a la colonia Montes de los Olivos y su madre emigró a Chile, donde actualmente se gana la vida honradamente.

De Axel Omali Guzmán Cruz se supo que vivía en la colonia “Ramón Amaya Amador” y que era un muchacho tranquilo y callado que actualmente laboraba con su padre, mientras estudiaba el oficio de barbería, con el cual pretendía ganarse la vida.
Los familiares dijeron no sospechar que Guzmán Cruz había muerto de manera tan violenta, porque era un joven sin problemas o enemistades personales.

“En nosotros no hay rencor contra nadie, porque nosotros creemos en la justicia divina de Dios”, relató una de las tías del joven, mientras reclamaba el cuerpo en la morgue capitalina.

Por su parte, los parientes de Brayan David Cruz, indicaron que laboraba actualmente en una empresa de serigrafía y, aparentemente, mantenía una relación sentimental con Katherine Julissa Murillo y por eso la frecuentaba. Los parientes indicaron que Cruz era un joven jovial, alegre y trabajador y no se merecía perder la vida con tanta saña y alevosía.


En el “bus” supuestamente se encontraron indicios de sangre de las víctimas y se sospecha que en la unidad fueron raptadas y sus cuerpos botados en el túnel a desnivel de El Carrizal.

En todo momento los consternados parientes alegaron que sus familiares eran personas decentes y que no pertenecían a ninguna “mara” o pandillas, por lo que no podían establecer porqué les quitaron la vida con tanta maldad y de esa manera tan violenta.

DIRECTOR DE LA DPI
“Ya tenemos tres sospechosos perfectamente identificados”

El titular de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), Rommel Martínez, informó que sobre las personas que cometieron el brutal crimen múltiple cerca de la colonia El Carrizal de Comayagüela, “ya tenemos tres sospechosos perfectamente identificados” y al interior de un autobús “rapidito” se encontraron restos de sangre, posiblemente de las víctimas.

Según el oficial, tras el descubrimiento de los cuatro cadáveres los especialistas se desplazaron a la zona para realizar el levantamiento técnico inmediato de levantamiento de evidencias, determinando rápidamente que para trasladar los cuerpos los criminales usaron una unidad de transporte.

Con la vinculación de la unidad, los equipos investigativos comenzaron a buscar un “rapidito” en específico y fue localizado el domingo anterior en una calle de la colonia “14 de Marzo” y se detuvo al motorista del automotor.

Luego de ser decomisado, según Rommel Martínez, se comenzaron a realizar las inspecciones necesarias al “rapidito” con pruebas de luminol y de “presuntiva los primeros análisis arrojan presencia de sustancias que podría ser sangre en cantidad abundante”.

Además de las manchas de sangre, los agentes investigativos encontraron otros elementos indiciarios que “nos han permitido individualizar (acusar) a dos personas más que pudieron haber participado en ese evento criminal”.

Martínez detalló que por ese crimen múltiple ayer mismo fue remitida una persona de la DPI hacia el Ministerio Público (MP), que en este caso sería el conductor de la unidad del transporte público o servicio ejecutivo.

De acuerdo con las primeras pesquisas, para raptar, someter a torturas y estrangulación y botar los cadáveres de las cuatro víctimas habrían participado al menos seis personas y “ya tenemos tres perfectamente identificadas”, aseguró.

LAS VÍCTIMAS:

Katherine Julissa Murillo.
Brayan David Cruz.
Darwin Gonzalo Murillo.
Axel Omaly Guzmán Murillo.

Deja una respuesta