75 quemados por pólvora dejaron fiestas navideñas

El Hos­pital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula reportó ayer el ingreso de dos personas que sufrieron quemaduras por la manipulación de pólvora.

Las nuevas víctimas son un me­nor de 12 años procedente de la Ri­vera Hernández, quien presenta le­siones leves en su mano izquierda, y el otro es un joven de 25 años, ori­ginario de Santa Bárbara.

Julia Sánchez, vocera del Rivas, explicó que ambas personas resul­taron lesionadas luego de mani­pular morteros. El adulto presen­ta quemaduras de segundo grado en la mano derecha. “Desde la pri­mera semana de noviembre que se empezó a contabilizar los ca­sos quemados por pólvora ya su­man 20 casos. En el 2018 hubo una reducción, ya que en el 2017 se re­gistraron 20 casos de niños y 14 de adultos, y este 2018 llevamos 13 ni­ños y 7 adultos. Es una reducción considerable”, manifestó Sánchez.

EN EL HEU Y COPÁN

Mientras tanto, ayer, en el Hos­pital Escuela Universitario (HEU), ingresaron a un adulto con quema­duras por pólvora, informó el por­tavoz de ese centro asistencial, Mi­guel Osorio.

Se trata de un joven de 24 años procedente de la aldea La Calera, localizada en el kilómetro ocho de la carretera que conduce al oriente del país. El joven sufrió una fractu­ra en uno de los dedos de la extre­midad inferior derecha.

Por otra parte, un menor de nueve años que responde al nom­bre de Yoslin Josué Montúfar, su­frió quemaduras de tercer grado por manipulación de pólvora en la comunidad de San Juan Planes, en el municipio de Trinidad, departa­mento de Copán.

Con estas cuatro nuevas vícti­mas suman 75 las personas quema­da por la manipulación de pólvora.

POR AGUA CALIENTE

Por otra parte, en el Mario Ri­vas hubo un repunte de los casos de escaldaduras por agua caliente, ya que hasta ayer contabilizaban 21 niños quemados.

Según la vocera del Rivas, en el 2017 hubo 3 casos, por lo que hay un incremento considerable. Algu­nos son por agua utilizada para co­cer tamales.

También se presentaron que­maduras por electricidad y flama, en este centro asistencial.

Deja una respuesta