23 cadáveres de migrantes hondureños serán repatriados desde México y EE.UU.

Se van con esperanzas de una vida mejor, pero muchos no llegan ni a cruzar las fronteras de Guatemala y México, en los “mejores” casos son regresados vivos por parte de las autoridades migratorias, en el peor de los casos son encontrados muertos y repatriados hasta que se logran identificar ya que la mayoría ni si quiera porta o se encuentra en la escena de crimen un documento personal con el que se puede agilizar que su cadáver será devuelto a los familiares.

Así de cruel es el “otro lado” de la moneda de la migración irregular y la falta de acción en muchos casos de las autoridades migratorias de los países desde donde se produce la migración ilegal, especialmente Honduras y para muestra “un botón”: 23 cadáveres esperan ser repatriados desde México y Estados Unidos en los próximos días, varios de estos tienen años de estar en cuartos fríos de las morgues de esos países a la espera de ser identificados para enviarlos a sus lugares de destino.

La directora de la Dirección General de Protección al Migrante Hondureño, Liza Medrano, informó que están en proceso 23 repatriaciones de hondureños que han fallecido en la ruta migratoria hacia los Estados Unidos.

Si bien las causas de muertes en su mayoría suelen ser por los riesgos que conlleva pasar por un desierto o subirse al tren llamado “La Bestia”, existen otras causas que nunca llegan a ser sujeto de investigación, especialmente cuando se han detectado que algunos cuerpos fueron víctimas de torturas y mucha saña, según investigaciones forenses a nivel nacional e internacional.

Pero para la diplomática, “la mayoría de estos connacionales perdieron la vida durante la ruta migratoria por los diferentes riesgos y peligros que conlleva migrar de manera irregular y otros de muerte natural, algunos mutilados por el tren y varios perdieron la vida en el desierto de Mac Allen a causa de las altas temperaturas a las que se exponen”.


De los casos, ninguno logra justicia respecto a sus muertes violentas en fronteras mexicanas ni estadounidenses, a penas se logra comparación de ADN para repatriarlos.

CIFRAS EN AUMENTO
Según datos oficiales durante el 2018 se repatriaron 282 cadáveres de hondureños, la tendencia en esta cifra es al alza si se toma en cuenta que en 2017 se registraron 236 repatriaciones de cuerpos de connacionales que perdieron la vida fuera del país.
En 2018 la Cancillería de Honduras destinó más de 11 millones de lempiras (453 mil 282 dólares) en ayuda a familias para repatriar a hondureños en el exterior, según un informe del Observatorio Consular y Migratorio de Honduras.

Pero más allá de ese aporte como país responsable de la migración de sus ciudadanos por factores claves como pobreza, desempleo, inseguridad y consecuencias de la corrupción imperante, el drama que viven las familias es aún más traumático que la migración misma, ya que cuando un ser querido migró y murió en la fatidica ruta, pueden pasar meses sin que se enteren de la primera tragedia, porque la segunda sería localizar y recuperar los restos de su pariente.

Cuando los cuerpos quedan perdidos en el desierto tienden a desaparecer eso representa una constante en las consecuencias de la migración de personas indocumentadas cuyos resultados en la identificación de sus cuerpos dependen de su ADN, esto puede tardar desde semanas hasta años, según sea el caso y la agilidad de las autoridades.

ANALIZAR LOS ADN, UN PROCESO NADA SENCILLO
Honduras realiza pruebas de ADN desde hace quince años, pero en el tema de migración ilegal, indocumentada o desplazamientos forzados la exdirectora de Medicina Forense, Julissa Villanueva creó un banco de datos específicos para ordenar estadísticas y casos en donde informó que en los últimos 8 años hubo 440 migrantes desaparecidos, de estos, apenas 18 cuerpos fueron repatriados, 11 procedentes de México y 7 de Estados Unidos.


En el pasado Estados Unidos era el país con más hondureños muertos por diferentes causas, actualmente es México, según autoridades migratorias y de Cancillería.

Según Villanueva con el Banco Forense de Honduras en el Centro de Medicina Legal y Ciencias Forenses se pretendia con la ayuda del Grupo Argentino de Antropología Forense acelerar los procesos de identificación y repatriaciones, entre otras políticas públicas que se espera continuen las nuevas autoridaddes forenses hondureñas.

El uso de las herramientas científicas como el análisis de ADN y prácticas técnicas en el que se incluyen estudios forenses y procedimientos biométricos permiten profundizar en la problemática y generar políticas públicas para frenar la migración irregular, para el caso, los donantes para comparación genética suman 974 hondureños, que en su afán de encontrar a parientes han solicitado auxilio en el país mediante la ciencia, recordó la experta patóloga.

En cuanto a las cifras que manejó durante su gestión en Medicina Forense, mencionó que se habian identificado 31 casos de hondureños migrantes mediante estudios genéticos, de estos 5 fueron localizados en Texas, 10 en Arizona y 16 en México. En el 2018 se tomaron 68 muestras de ADN de más familiares angustiados por el extravío de sus seres queridos, pero solo se identificaron 5, en casos que aún no habían sido repatriados, detalló Villanueva.

Por su parte, Liza Medrano, reafirmó que el proceso de repatriación de un cuerpo “no es nada sencillo” y que puede tardar incluso años, en ese sentido, ejemplificó que actualmente analizan el ADN de 16 hondureños mismo que se corrobora con el de familiares y del resto de migrantes.


'23 cadáveres de migrantes hondureños serán repatriados desde México y EE.UU.' no tiene comentarios

Escribe un Comentario

Comparte tu opinion

El Centinela Honduras, Siempre con la verdad